S06-06 15

‘El Criticón’ de Baltasar Gracián contra la idea de ‘alianza de civilizaciones’

Compartir en TWITTER/FACEBOOK/LINKEDIN

Deja tu comentario

Participa en esta ponencia enviádole tu pregunta o comentario a los autores

Añadir comentario

Firmantes

profile avatar
Ramón de Rubinat ParelladaUniversidad de Lérida

Enfoque

En el Protágoras de Platón asistimos a la discusión entre Protágoras y Sócrates acerca de si hay un virtud, un conocimiento político, un hermes, que se pueda aplicar distributivamente a los ciudadanos de cualquier nación o si esa virtud, esa idea del bien, de lo conveniente para el gobierno de la casa y el gobierno de la república, es de signo atributivo, es decir, que lo que es bueno para Atenas puede no serlo para Esparta y viceversa. Protágoras sostiene lo primero, Sócrates lo segundo.

Partimos aquí de la tesis de que la anglosfera es una suerte de Protágoras que ha sabido convencernos –sin grandes reparos ni prevenciones por nuestra parte– de la conveniencia de su virtud política, de la supuesta sabiduría de lo que nos había de resultar beneficioso. Nosotros sostenemos que esta subordinación acrítica al hermes protestante tiene como uno de sus principales asientos la tenebrosa influencia de la leyenda negra. Dicho de otro modo, que el desprecio que sienten muchos de nuestros compatriotas y un porcentaje muy elevado de nuestra clase política por el hermes católico –que no dice ni una teología, ni una sociología, sino una filosofía– ha propiciado que nos hayamos desecho de la idea de virtud política que nos había legado la tradición greco-latino-hispano-católica que explica nuestra Historia y nuestra Literatura.

En esta ponencia explicamos en qué consiste el hermes greco-latino-hispano-católico explotado literariamente por Gracián en El Criticón e indicamos, puntualmente algunos contrastes e incompatibilidades entre esta idea de virtud política y el hermes protestante que encontramos en el Robinsón Crusoe de Daniel Defoe.

Nuestra tesis es que en El Criticón de Baltasar Gracián se encuentran literariamente expresados los principales fundamentos de la idea de virtud que llevó a Lewis Hanke a afirmar que: “La conquista de América por los españoles no fue solo una extraordinaria hazaña militar […] sino uno de los mayores intentos que el mundo haya visto de hacer prevalecer la justicia y las normas cristianas en una época brutal y sanguinaria” y a Hipólito Tainé a reconocer que: “Hay un momento superior en la especie humana: la España desde 1500 a 1700”. Gracián escribe en El Criticón que: “Mas hoy, a la fama de la mayor, la más dilatada y poderosa monarquía española, que ocupa entrambos mundos, [la sabiduría] se ha mudado a este augusto centro de su estimación”. Nosotros sostenemos que el logos que instruyó aquella acción política, la de la primera globalización, es el mismo que Gracián despliega en El Criticón.

Añadiremos que el hecho de pensar este hermes no es ningún ejercicio de nostalgia lastimera, ni la construcción de una leyenda rosa, ni es una inmersión idealista en el mito de la Edad dorada, sino, simplemente, prestarle atención a una tradición, a una idea de virtud que consideramos que sigue siendo hoy tan saludable y conveniente como lo fue en tiempos de la escuela de Salamanca o cuando la Constitución de Cádiz. No es una esencia -esto es clave-, sino una Historia Política instruida por un logos que se enfrenta a las distintas especies del protestantismo (radicalidad ética) y del islam (radicalidad moral). El hermes católico que defendemos con Gracián se construye contra estas dos radicalidades y consiste, fundamentalmente, en una conjugación de la ética y la moral que tiene por objeto la defensa de la vida y de la salud de los ciudadanos de la nación. Nada más.

Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 15 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Ángel Jacinto Traver Vera

      Comentó el 25/01/2024 a las 21:07:28

      Muchas gracias, Ramón, por tu sugerente ponencia. El propósito de describir con precisión cuáles son las características de nuestra cultura hispánica, en cuanto fruto de las tradiciones grecolatina y católica (aparte de otras posibles influencias), me parece muy interesante. Sin conocer mucho a Gracián y a su obra, parece retomar las premisas del escepticismo antiguo. Un cordial saludo.

      • profile avatar

        Ramón de Rubinat Parellada

        Comentó el 26/01/2024 a las 09:42:26

        Buenos días, Ángel Jacinto. Están en Gracián muchos de los antiguos y, concretamente, de los escépticos, fíjate en este pasaje: “Y así, en una parte les brindaron quintas esencias de Séneca, en otra divinidades de Platón, néctares de Epicuro, y ambrosías de Demócrito y de otros muchos autores sacros y profanos, con que cobraban, no sólo aliento, pero mucho ser de personas, adelantándose a todos los demás”, pero, por su materialismo y su sentido de la inmanencia política, no se conduce a ninguna suerte de ataraxia, sino a la acción civilizadora y ejemplar. Un saludo.

    • profile avatar

      Rafael Massanet Rodríguez

      Comentó el 25/01/2024 a las 13:36:09

      Estimado Ramón,
      Muchas gracias por su ponencia, que me ha resultado muy interesante. Me gustaría preguntarle su opinión acerca de la concepción actual del Humanismo. Como bien ha señalado, su concepción, la idea de Humanismo, desde la perspectiva actual se ha desvirtuado y ha perdido esa vinculación filológica. ¿Usted cree que sería posible volver a ella? ¿O que la perspectiva del fundamentalismo filológico ha dejado de estar vigente para los análisis actuales?
      Por otra parte, como ya ha comentado Daniel Sáez, me gustaría hacer referencia al asunto de las citas, ya que, si mi memoria no me falla, no era una práctica muy habitual en la época, por lo que es lógico que Gracián continúe en esa misma línea. En el juego de las apariencias barrocas, que usted mismo comenta, ese deseo de aparentar se trasluce también en la idea del dominio del conocimiento. La única fuente que sí es citada en los textos son las Escrituras Sagradas o los textos provenientes de los Padres de la Iglesia, pues son los textos que consolidan (desde la perspectiva de la época y el pensamiento cristiano) la esfera del conocimiento. Un caso textual en el que se hace evidente es en la publicación de los sermones, en los que las únicas notas al margen que aparecen son las referidas a los lugares de la Biblia.
      No obstante, si pudiera darme más información al respecto, le quedaría muy agradecido.
      Un cordial saludo y felicitaciones nuevamente por su trabajo.

      • profile avatar

        Ramón de Rubinat Parellada

        Comentó el 25/01/2024 a las 14:04:48

        Estimado Rafael, muchas gracias por sus comentarios.
        El ‘Humanismo’, hoy, es una plastilina que se usa para todo. Una de las figuras más conocidas del panorama filosófico catalán actual (lo concreto en mi geografía) es Marina Garcés (ha recibido premios y distinciones relacionadas con el Humanismo, ha publicado libros y estudios sobre la materia, dirige jornadas , instituciones, aulas y encuentros sobre Humanismo, etc.). Pues bien, la definición que da esta experta es que: «El humanismo es un imperialismo eurocéntrico y patriarcal. El humanismo como concepción del hombre que está por debajo de las ciencias humanas y de las instituciones políticas de la modernidad, se basa en la concepción que tiene de sí mismo el hombre, masculino, blanco, burgués y europeo impone como hegemónica sobre cualquier otra concepción de lo humano, dentro y fuera de Europa».
        Comprenderá que, de Petrarca a esto, hay de todo, ha habido de todo y las puertas están abiertas a que haya y quepa de todo.
        Yo reitero las tesis de mi ponencia: (1) fuera de la Filología, el Humanismo acostumbra a acabar en ideologemas y retóricas, (2) circunscrito a la Filología ya estuvo, es lo que conocemos como ‘studia humanitatis’ y (3) no veo qué otra cosa pueda ser. Lo que sí es fundamental es pensar el Hermes que nos conviene para el gobierno de la casa y el gobierno de la ‘polis’, del Estado. La cuestión del Hermes es política e inmanente, lo del Humanismo ultrafilológico acostumbra ser, como decía, irenismo, ideología, retórica (“nos hace más humanos…”), soteriología y otras delicuescencias.

      • profile avatar

        Ramón de Rubinat Parellada

        Comentó el 25/01/2024 a las 14:13:50

        Estimado Rafael, muchas gracias por sus comentarios.
        El ‘Humanismo’, hoy, es una plastilina que se usa para todo. Una de las figuras más conocidas del panorama filosófico catalán actual (lo concreto en mi geografía) es Marina Garcés (ha recibido premios y distinciones relacionadas con el Humanismo, ha publicado libros y estudios sobre la materia, dirige jornadas , instituciones, aulas y encuentros sobre Humanismo, etc.). Pues bien, la definición que da esta experta es que: «El humanismo es un imperialismo eurocéntrico y patriarcal. El humanismo como concepción del hombre que está por debajo de las ciencias humanas y de las instituciones políticas de la modernidad, se basa en la concepción que tiene de sí mismo el hombre, masculino, blanco, burgués y europeo impone como hegemónica sobre cualquier otra concepción de lo humano, dentro y fuera de Europa».
        Comprenderá que, de Petrarca a esto, hay de todo, ha habido de todo y las puertas están abiertas a que haya y quepa de todo.
        Yo reitero las tesis de mi ponencia: (1) fuera de la Filología, el Humanismo acostumbra a acabar en ideologemas y retóricas, (2) circunscrito a la Filología ya estuvo, es lo que conocemos como ‘studia humanitatis’ y (3) no veo qué otra cosa pueda ser. Lo que sí es fundamental es pensar el Hermes que nos conviene para el gobierno de la casa y el gobierno de la ‘polis’, del Estado. La cuestión del Hermes es política e inmanente, lo del Humanismo ultrafilológico acostumbra ser, como decía, irenismo, ideología, retórica (“nos hace más humanos…”), soteriología y otras delicuescencias.
        En cuanto a lo de las citas, estoy de acuerdo con usted. No es plagio sino tradición.

    • profile avatar

      Daniel Sáez Rivera

      Comentó el 25/01/2024 a las 08:00:16

      Gracias por su brillante análisis de la obra magna del gran Gracián. Creo que un apoyo adicional a su argumentación es la ausencia o poca presencia de citas textuales en la obra de Gracián que piensa por sí mismo a partir de la tradición, que es lo que creo que deberíamos hacer todos. Quería preguntar qué relación tenía Gracián con Maquiavelo, otro gran pragmatista católico, aunque más profano.

      • profile avatar

        Ramón de Rubinat Parellada

        Comentó el 25/01/2024 a las 08:41:22

        Gracias a usted por su comentario. Gracián deja muy mal a Maquiavelo en 'El Criticón'. Lo apreciamos en pasajes como los siguientes:
        (1) "¿Quién piensas tú que es este valiente embustero? Este es un falso político llamado el Maquiavelo, que quiere dar a beber sus falsos aforismos a los ignorantes. ¿No ves cómo ellos se los tragan pareciéndoles muy plausibles y verdaderos? Y, bien examinados, no son otro que una confitada inmundicia de vicios y de pecados: razones, no de Estado, sino de establo. Parece que tiene candidez en sus labios, pureza en su lengua, y arroja fuego infernal que abrasa las costumbres y quema las repúblicas. Aquellas que parecen cintas de seda son las políticas leyes con que ata las manos a la virtud y las suelta al vicio; éste es el papel del libro que publica y el que masca, todo falsedad y apariencia, con que tiene embelesados a tantos y tontos. Créeme que aquí todo es engaño; mejor sería desenredarnos presto dél".
        (2) "Este Príncipe del Maquiavelo y esta República del Bodino no pueden parecer entre gentes; no se llamen de razón, pues son tan contrarias a ella. Y advertid cuánto denotan ambas políticas la ruindad destos tiempos, la malignidad destos siglos y cuán acabado está el mundo".
        Estas son las notas de Gracián: un admirable ingenio expresivo, la práctica de un racionalismo crítico y dialéctico, y una atención a la ética que le impide admitir que la razón de Estado devenga una suerte de imperativo moral categórico.

      • profile avatar

        Ramón de Rubinat Parellada

        Comentó el 25/01/2024 a las 08:43:21

        ...y respecto a lo de las citas, estoy muy de acuerdo. La tradición está, pero no aparece entrecomillada. Coincido con usted, Gracián no es un doxógrafo.

        • profile avatar

          Daniel Sáez Rivera

          Comentó el 25/01/2024 a las 10:01:49

          Efectivamente. Aprovecho para dejar aquí mi trabajo sobre Gracián, en concreto la primera traducción al francés, por si le interesa: https://www.openstarts.units.it/entities/publication/90d48c8d-331f-4978-9faa-115684ec824a/details Otra cuestión sería interesante cómo se produce la recepción, traducción y comentario de Gracián en el mundo protestante, en el que temo que no tiene tanto como calado como en Francia o Alemania (que es mitad católica, mitad protestante).

    • profile avatar

      Maria Paz lanzuela Irigoyen

      Comentó el 23/01/2024 a las 18:50:13

      Estimado Baltasar Gracián,
      En primer lugar le agradezco su excelente análisis. En las conclusiones usted realiza una contextualización contemporánea de los textos analizados. Me gustaría preguntar sobre cómo se enmarca el transhumanismo promovido por sectores financieros que se vinculan con la iglesia anglicana. Me gustaría conocer su opinión sobre la relación que pueda existir con el análisis realizado sobre el hermes de caracter político, materialista, dialéctico vinculado a la tradición Greco latino hispano católico, el humanismo, el hermes protestante del globalismo financiero en la busqueda de alianzas de civilizaciones subordinadas a la anglosfera. Le adjunto un documento en el que se especifica la vinculación del transhumanismo como religión, para que se pueda comprender mejor la pregunta realizada.
      Agradezco por adelantado su atención a esta pregunta
      Maria Paz

      https://www.academia.edu/42724973/EL_TRANSHUMANISMO_DE_JULIAN_HUXLEY_UNA_NUEVA_RELIGI%C3%93N_PARA_LA_HUMANIDAD_JULIAN_HUXLEYS_TRANSHUMANISM_A_NEW_RELIGION_FOR_HUMANITY_Este_trabajo_se_publica_bajo_una_licencia_de_Creative_Commons_Reconocimiento_NoComercial_SinObraDerivada_4_0_Internacional

      • profile avatar

        Ramón de Rubinat Parellada

        Comentó el 24/01/2024 a las 05:51:35

        Buenos días, Maria Paz. No soy Baltasar Gracián, siento el disgusto.
        Respecto a su pregunta, a mí me parece que hay una línea muy clara que vincula al superhombre de Nietzsche, el superego de Freud, el supernáufrago de Daniel Defoe, los superhéroes que expiden los Marvel Studios, los supertranshumanos, en suma, a los hombres endiosados -por autosuficientes- que ya denunció Aristóteles.
        La literatura sobre el transhumanismo, si no sirve para pensar, vale lo mismo que un columpio o una piruleta. La pregunta es: ¿cuáles son las ideas que trabaja esta literatura, sobre qué nos interroga? Nada más. Si una nación o un imperio quieren lanzar la idea de que podemos ser superhombres y hay incautos que se la compran, allá los incautos con su puntería, que lo disfruten. Sirviéndome de los mismos términos que estoy criticando, diría que la literatura de nuestro Barroco es una ‘supervacuna’ contra este tipo de engaños.

        • profile avatar

          Maria Paz lanzuela Irigoyen

          Comentó el 26/01/2024 a las 22:49:18

          Buenas tardes Ramón de Rubinat, en primer lugar reconozco la necesidad de tener que mejorar la autosuficiencia mejorando la concentracion. Lamento que mi cansancio haya interferido en el momento de escribir y haya escrito el nombre del autor analizado. En relación a su respuesta, le agradezco su análisis.


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.

Organizan

Egregius Ediciones

Colaboran

Configuración de Cookies

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y las funcionalidades de esta web. Ver política de cookies

Revisar